Relato corto: en el nombre del padre

En este relato pongo de manifiesto que por muy ocupados que podamos estar los emprendedores, la familia es el sustento que permite culminar proyectos profesionales por difíciles que parezcan, y que la pérdida de un padre hace poner todo en perspectiva.

Compartir...Share on Facebook Relato corto: en el nombre del padre0Tweet about this on Twitter Relato corto: en el nombre del padrePin on Pinterest Relato corto: en el nombre del padre0Share on Google+ Relato corto: en el nombre del padre0Share on LinkedIn Relato corto: en el nombre del padre0

Un martes cualquiera me llamó Paco y me dio el bombazo: mi padre acababa de tener un infarto de miocardio con pronóstico muy grave.

Derechos de imagen de fotolia.com Relato corto: en el nombre del padre

Derechos de imagen de fotolia.com

Nunca antes me había encontrado ante tal dilema, de saber si iba o no iba poder volver a hablar con mi padre otra vez. El tsunami de pensamientos, emociones, preocupaciones, ilusiones y esperanzas fue algo que no había experimentado jamás.

No hay nada que te recuerde más tu propia mortalidad que, cuando en un estado aparentemente normal de salud, sientes que tu progenitor puede dejar de vivir en cualquier instante.


Priorizar tu vida

Cuando llegué al hospital vi a mi padre en un estado de debilidad tan grande que me hizo dudar de si se recuperaría. Pasaron días y semanas, y me di cuenta de que por mucho trabajo que haya en la empresa, por muchos retos profesionales que existan todavía por alcanzar, no hay nada más importante que estar cerca de tu familia cuando te necesitan.

Me pregunté si en esa fase de sueño producido por los sedantes mi padre se daría cuenta de lo muy arropado que estuvo, y si ese sueño sería un sueño o una pesadilla.

Al final “la vida es sueño” como escribió Pedro Calderón de la Barca en el monólogo de Segismundo:

“Qué es la vida? Un frenesí.
¿Qué es la vida? Una ilusión,
una sombra, una ficción,
y el mayor bien es pequeño;
que toda vida es sueño,
y los sueños, sueños son.”

Lecciones aprendidas

Nos olvidamos demasiado frecuentemente de lo que dice Anthony Grooch: “la calidad de vida es familia, salud y educación”. Todo lo demás es accesorio…

D.E.P. Antonio Gimeno Lahoz (1941-2013).

Nota: gracias a mi familia, amigos, socios, compañeros y clientes por las diversas y constantes muestras de afecto.

  1. Hola Antonio,

    ya sabes que puedes contar con nuestro apoyo en este momento tan duro y doloroso. No he tenido la suerte de conocer a tu padre pero si es un poco como tú nos ha dejado un gran hombre y mejor persona.
    En tus palabras demuestras lo que yo ya sé. Eres un luchador y no te rindes nunca. A pesar de recibir este palo tan duro de la vida no te tienes que levantar porque nunca has estado en el suelo. Admiro tu manera de seguir adelante y espero que cuando tenga que despedirme de mi padre algún día lo pueda hacer con tanta fuerza como lo estás haciendo tú.
    Te enviamos todos un fuerte abrazo y te tenemos en nuestros pensamientos.
    Carlos, Corinna, Kiara y Kilian

    Reply
  2. Un fuerte abrazo y todo mi cariño. La gente, cuando es buena, deja a su paso mucho de lo que seguir disfrutando y aprendiendo. Me da la sensación de que el Sr. Gimeno Lahoz estaba en esa categoría.

    Reply
  3. Antonio, me siento identificado con todo esto.. solo decir a esos GRANDES que hemos tenido.. (nuestros padres)

    “Allá donde estéis Muchas gracias por todo, sin vosotros nada de esto seria real”

    D.E.P. Juan Daroqui Lopez(1941-2013)

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR