Relato corto: evocando el espíritu de la concordia

Compartir...Share on Facebook Relato corto: evocando el espíritu de la concordia0Tweet about this on Twitter Relato corto: evocando el espíritu de la concordiaPin on Pinterest Relato corto: evocando el espíritu de la concordia0Share on Google+ Relato corto: evocando el espíritu de la concordia0Share on LinkedIn Relato corto: evocando el espíritu de la concordia0

Hoy comparto con vosotros un relato sobre la influencia directa e indirecta de dos figuras claves en mi vida, y la relevancia, de rabiosa actualidad, de la necesidad de consenso y concordia entre la sociedad española.

El pasado viernes recibíamos en todos los medios la preocupante noticia del ingreso en hospital de Adolfo Suárez, presidente del gobierno en la época clave de la Transición Española. Ese hecho, y las reacciones que desencadenaría durante la última semana fueron el detonante para volver a abrir el baúl de los recuerdos y que varios momentos de mi pasado retornaran al presente.

Antonio Gimeno Lahoz en la Transición Española Relato corto: evocando el espíritu de la concordia

Antonio Gimeno Lahoz en la Transición Española

La coherencia como forma de vida

El primer recuerdo es de principios de los años 80, pasada ya la fase de la UCD en la que mi padre lideró la candidatura como senador por Teruel a finales de la década anterior. Eran días en los que llevaba globos que me había dado mi padre al colegio, sobre un CDS cuyo significado más allá del eslogan “Como Debe Ser” estaba totalmente fuera de mi alcance como niño. Ni tuve inquietudes políticas de pequeño, ni las tengo ahora, pero esos hechos los viví en primera persona.

De esa época valoro la figura de Adolfo Suárez como líder que influyó no solo en mi padre, y por tanto, en mi educación y mi forma de ser, sino que influyó también en la vida de muchas personas a través del consenso, actuando de forma coherente al fundar el CDS con mi padre y otros padres de la criatura, aunque luego ya sabemos cómo acabaría esa formación…

Muchos fueron los que optaron por abandonar el barco del centro, optando por saltar a barcos a izquierdas y derechas una vez que el recorrido de la UCD se agotó y Suárez presentó su dimisión. Pero de esa época valoro la coherencia en el discurso, las palabras y los hechos de aquellos que acompañaron a Suárez en la fundación del siguiente grupo, a pesar del desenlace.

Evocar el espíritu de la concordia

El segundo recuerdo es más reciente, y mucho menos difuso, porque se remonta a hace aproximadamente un año, en la festividad local del día de San Antón en La Mata de los Olmos, pueblo natal de mi padre. Era una celebración especial puesto que mi padre estaba muy ilusionado por el hecho de ser el Prior de las festividades, tradición arraigada en la localidad, y me comentaba con qué alegría recordaba cuando mi abuelo fue Prior y él fue Mayoral. A mí me correspondió en esta ocasión el rol del Mayoral, como hijo mayor del Prior según manda la tradición, para ayudar con la organización y el desarrollo de las celebraciones. Fue una experiencia entrañable en la que recibimos mucha ayuda de familiares y amigos, y el pueblo se volcó en la celebración de ese fin de semana lleno de actividades, risas y bailes.

El momento que más recuerdo discurrió en uno de los actos durante una comida de hermandad, en el que varias personas pidieron que dijera unas palabras conociendo las dotes de orador de mi padre. En su breve discurso mencionó a los allí presentes el valor de la concordia entre la comunidad del pueblo, en unos minutos que me hubieran gustado grabarlos, porque me emocionaron, sin saber que unos meses después iba a perderle (ver relato corto: en el nombre del padre).

El consenso como puente de la Transición

Pocos dudarán del papel clave de Adolfo Suárez en la Transición Española, en la que utilizó un modelo de consenso para unir a fuerzas políticas, militares y religiosas en lo que se podría considerar como el milagro de la Transición Española.

En palabras de S.M. el Rey de España: “Suárez fue un hombre de Estado que puso por delante el interés del conjunto de la Nación española”.

Estos valores que yo llamo las 3 Cs: Coherencia, Concordia y Consenso, junto con la humildad de la que ya hablé en este blog, son los que me han marcado en mi educación como persona.

Por último, una reflexión: esta semana escuché la frase de que “hay que morirse para que hablen bien de uno”. Qué lástima que a la mayoría de los líderes y figuras que antepusieron los intereses de la sociedad a los suyos les lleguen los reconocimientos en los medios informativos cuando unos y otros ya no están con nosotros. Seguro que no serán olvidados en sus pueblos: Cebreros y La Mata de los Olmos.

D.E.P. Adolfo Suárez González (1932-2014).

  1. Escribo aquí para agradecer su seguimiento en twitter, vi que este post se adelantó un día a lo previsto y es el más reciente. Puestos a hablar de coherencia, cada vez que alguien o “algo” decide seguirme, lo siguiente que hago es visitar página o blog y leer para saber ¿quien y por qué? y entonces decidir si quiero saber más o puedo prescindir.
    Afortunadamente me he encontrado con un estupendo sitio en el que se aprecia que no solo de Bits vive el hombre, hay valores y personas detrás de ellos y eso se percibe.
    No he encontrado formulario de contacto por eso hago aquí mi valoración.
    Si un banco de 3 patas no cojea (coherencia, concordia, y consenso) con esa cuarta que dice, humildad, la base es más que firme y sólida. Como Debe Ser. (CDS… no tenía ni idea)
    Felicidades, hicieron un buen trabajo.
    Un saludo.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR